La plata como mineral

La plata es un mineral que se encuentra en la naturaleza generalmente en forma de sulfuro o como plata libre. Su masa atómica es de 107,8683 u, su número atómico de 47, su símbolo en la tabla periódica es Ag, tiene un punto de fundición de 962° C y un punto de ebullición de 2162° C.

La mayor parte de la extracción se obtiene mediante el tratamiento de las minas de cobre, zinc, plomo y oro. Su descubrimiento ocurrió en la antigüedad, figurando en relatos mitológicos de diferentes culturas, actualmente este material es muy familiarizado en la vida cotidiana utilizándose en anillos, cadenas, monedas, etc. Su nombre deriva del termino argentu del derivado silver, que significa plata.

La plata es un mineral muy dúctil y maleable, algo más duro que el oro y presenta un brillo blanco susceptible al pulimiento. Se mantiene en agua y aire, si bien posee la más alta conductividad eléctrica y conductividad térmica de todos los metales, Cuando este mineral es expuesto al ozono, el sulfuro de hidrogeno o a ciertas cantidades de azufre en el aire, suele empañarse.

A pesar de que este mineral no es toxico, si lo son sus sales, de hecho, puede utilizarse como germicida. Los usos más frecuentas que se le dan a este precioso mineral son el de la acuñación, en monedas de todo el mundo y en joyería, donde se realizan cualquier cantidad de piezas decorativas, artesanales y accesorios. La producción de vidrio, espejos y de otros metales también se incluye dentro de los usos más comunes de la plata.

La plata es uno de los siete metales conocidos desde la antigüedad. Se menciona en el libro del Génesis; y los montones de escoria hallados en Asia Menor e islas del mar Egeo, indican que el metal comenzó a separarse del plomo al menos cuatro milenios antes de nuestra era.

La plata, como el resto de los metales, sirvió para la elaboración de armas de guerra y luego se empleó en la manufactura de utensilios y ornamentos, de donde se extendió al comercio al acuñarse las primeras monedas de plata y llegando a constituir la base del sistema monetario de numerosos países.

Plata de ley: Se denomina plata de ley aquella en la que el metal precioso entra en su composición en la cantidad mínima fijada por la legislación vigente; dicha cantidad, expresada en tanto por mil en peso, o milésimas, se denomina «ley». En un principio las reglamentaciones se referían a las monedas emitidas por las instituciones autorizadas —plata amonedada— pero en la actualidad persiguen evitar el fraude distinguiendo de un lado los artículos de bisutería, con menor cantidad de plata, y de otro los de joyería fabricados con plata de ley y que deberán marcarse a tal efecto con el contraste que indique la «ley» de la aleación con la que se han fabricado.