Platería Ramírez Historia de El Dorado

La Laguna de Guatavita, es conocida mundialmente por albergar una antigua historia, sobre nuestra civilización muisca, pero más conocida por el supuesto tesoro escondido en su laguna.

 

 

Para los indígenas muiscas, las lagunas eran la morada de los dioses, según sus creencias la Diosa Bachué emergió de la laguna con un niño en sus brazos y de ahí surgió la raza humana. Según la historia, en Guatavita gobernaba un cacique llamado Sua, gran aficionado a las bacanales y a la chicha, motivo por el cual su esposa se enamoró de un guerrero que la cortejaba. Los amantes fueron sorprendidos por el cacique sometiendo al guerrero a torturas horrendas, su esposa escapó desesperada y se sumergió en la laguna con su hija en brazos.

El cacique ordenó a los sacerdotes que recuperaran a su familia, pero estos le dijeron que la mujer ahora vivía bajo el agua, resguardada por una gran serpiente. Abatido y decepcionado el cacique ordenó que a partir de ese día, se arrojaran a la laguna los más valiosos objetos como ofrenda para recuperar a su familia.

Con el tiempo el ritual se siguió llevando a cabo por los descendientes del cacique, ahora con motivo de rogar por prosperidad para la región, en la época de la conquista se cuenta que el heredero del trono se ungía con tierra pegajosa y luego era bañado por oro en polvo, llevando una balsa de juncos al centro de la laguna y entregando allí esmeraldas y otras piedras preciosas como ofrenda.

La leyenda del Indio Dorado es la base de “EL Dorado”, tesoro buscado hasta el día de hoy por centenares de personas que aún, hoy en día visitan la Laguna de Guatavita.